calle interior


pileta central

Al interior de la avenida Alameda Libertador Bernardo O’Higgins, esquina de Ricardo Cumming, surge este tradicional barrio medieval de estilos neoclásico y renacentista, que nos transporta al Santiago aristocrático y elegante de inicios del siglo XX.

La idea de imitar un villorrio europeo fue de doña Teresa Cazotte de Concha, quien loteó parte de los jardines de su palacio para que se construyera allí, una serie de casas de dos pisos con fachadas continuas que, poco a poco, conforman las calles empedradas, cortas, angostas y curvas que desembocan en una plazoleta central.

Estas características han hecho de este barrio un lugar especial y único en el contexto urbano, donde la escala de la persona resalta por sobre la del vehículo y la riqueza arquitectónica de conjunto reemplaza a los diseños individualistas o a los conjuntos habitacionales masivos de la periferia de la ciudad.




'